Documental sobre Carmen de Michelena



"Hijos de Andaluc
ía" es una serie documental que narra trayectorias de hombres y mujeres cuyas aportaciones científicas, artísticas, sociales o políticas han sido reconocidas por la Junta de Andalucía desde 1983 bajo el título de Hijos Predilectos y Medallas de Andalucía. Y así, personas de distinto oficio, biografía y trayectoria componen un conjunto ejemplar de ciudadanos que son referentes para todos los andaluces.


Hijos de Andalucía consta hasta estos momentos de tres temporadas. Sus contenidos tienen formato de reportaje de 30 minutos de duración, en los que el propio personaje es el protagonista y el narrador de su historia. Hablan, pues, siempre en primera persona y desde el escenario donde tuvieron lugar los hechos más significativos de sus vidas. Con la ayuda del testimonio de otras personas implicadas directa o indirectamente en su trayectoria personal y profesional, el Hijo o Hija de Andalucía retratado hace un viaje sentimental y profesional a través de su particular ámbito de actividad y de sus experiencias.
Este relato autobiográfico se consigue mediante una conversación con un interlocutor vinculado al protagonista. Las preguntas y reflexiones de este interlocutor, aunque el espectador no las oye, van guiando el relato del protagonista o de las personas próximas a él que aparecen también entrevistadas en cada capítulo de la serie.
Hijos de Andalucía es una coproducción de REDacción7 con la participación de Canal Sur, que ha contado, en su tercera temporada, con la colaboración de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) y la Fundación Cajasol. Los documentales de 30 minutos de duración en formato HD dan voz al testimonio directo de sus protagonistas o, en el caso de los ausentes, a aquellos que mejor le conocían
Esta serie cuenta como productor ejecutivo con Paco Lobatón, periodista y productor vinculado a Canal Sur desde su fundación.
Hijos de Andalucía muestra pueblos y ciudades de Andalucía a través de la mirada de estos personajes que han crecido en ellos. Una mirada que incorpora todos los ángulos de la realidad social y ciudadana: desde la sanidad pública en Andalucía, hasta la internacionalización de las empresas, la renovación del flamenco, la innovación en la gastronomía andaluza, o los grandes hitos de la memoria histórica específicamente relacionada con nuestra tierra.
Hijos e Hijas de Andalucía es un proyecto que propicia el análisis, la difusión del arte y el fomento de los valores por los que estos hombres y mujeres han sido distinguidos. La divulgación de estas vidas extraordinarias, la visualización de su entorno, los esfuerzos y avatares que encontraron y encuentran a lo largo del camino, representan buena parte de la situación actual y de la proyección futura de Andalucía.


Medalla de Andalucía en 1999
Carmen de Michelena Morales nació en Madrid el 4 de julio de 1914 y murió en la misma ciudad el 3 de enero de 2012. Su madre murió cuando ella tenía tan solo dos años, y fue su padre, Antonio de Michelena, maestro, pedagogo fantástico relacionado con el círculo de intelectuales del instituto de Baeza en la época de Antonio Machado, quien más influiría en su educación. 
Su existencia está profundamente marcada por la educación recibida bajo los principios de la Institución Libre de Enseñanza, fundada en 1876 por Francisco Giner de los Ríos, filósofo malagueño. Carmen de Michelena se consideraba a sí misma una privilegiada por el tipo de educación que recibió y por el ambiente cultural en que vivió, pues conoció a Einstein, a Marie Curie y a otras personalidades del mundo de la cultura, la ciencia y las artes.
Comenzó estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Químicas de Madrid, donde sólo estaban matriculados 25 alumnos y de ellos cinco eran mujeres. Carmina era alumna predilecta del profesor Enrique Moles, que ya le había preparado un trabajo de investigación en Alemania. La guerra le sorprende en Madrid y tras la trágica muerte de su padre, se viene a Sabiote, en la provincia de Jaén, a la casa de su tío Sebastián Vacas, de donde salió para casarse. 
Viendo trucada su carrera de científica, cursó magisterio y cinco de sus nueve hijos no pisaron un colegio, pues ella los formó y les dio clases bajo los parámetros de la Institución, hasta el bachillerato para que luego se presentaran a las convocatorias por libre.

En la posguerra sufrirá los rigores del régimen franquista, la persiguieron mucho como a todos los que venían de la Institución, la acusaron de comunista, masona y amancebada. Pero consiguió salir adelante. Animada por su marido, Francisco Campos, de profesión veterinario, terminó sus estudios inacabados de químicas para poder dedicarse a la enseñanza sin tener que pasar por el magisterio, ya que una de las denuncias que tenía era la de coeducación.
En 1958 se trasladó a Beas de Segura, también en Jaén, donde ocupó la dirección del Colegio San Fernando, dirección que se ve obligada a abandonar por las denuncias y presiones del clero y la derecha. Movida por su sentido de la educación, siempre fomentaba la libertad y la coeducación, valores prohibidos en esos tiempos. 
Más tarde fue trasladada a Madrid, donde eligió un instituto de nueva creación en Getafe donde podría llevar a cabo su sistema. En esta etapa se afilió al Partido Comunista y fue secretaria de la Federación Universitaria Escolar y promotora de la que fue la Universidad Extraoficial. Al mismo tiempo fundó su propio colegio que pasaría a llamarse Colegio de Michelena, que funciono desarrollando su propia pedagogía. Contó con quince profesores y dos nativos de inglés. Allí estudiaron muchas personalidades hoy destacadas en la vida pública. No obstante, tuvo inspecciones frecuentes y le hicieron la vida imposible. Carmen terminó arruinada económicamente y a los siete años tuvo que cerrar el colegio.
Se presentó a las oposiciones y aprobó cuando tenía 63 años. Regresó a Beas de Segura tras diecisiete años de ausencia. Su última etapa dentro de la enseñanza la desarrolló en el Instituto de Beas de Segura desde 1979 como profesora de matemáticas.
Como ella dice la jubilaron en 1984 y formo la Asociación Cultural El Yelmo, que comenzó a funcionar de manera pionera en Andalucía, ya que el Instituto de la Mujer aún no había sido creado.
Representó a Jaén en la Plataforma Andaluza en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer que se celebró en septiembre de 1995 en Pekín, en la que participó y fue parte activa con el lema “Mirar al mundo con ojos de Mujer”.

Junto con cinco profesores montó una escuela infantil que en la actualidad es Guardería Municipal y lleva el nombre de Carmen de Michelena a propuesta de las asociaciones de la localidad. En 1997 se le concedió el premio Plácido Fernández Viagas, siendo la primera mujer a la que se le otorga.
La Junta le concedió la Medalla de Andalucía por su contribución a la promoción de la mujer y a la lucha por la igualdad de oportunidades.




Comentarios

Entradas populares